miércoles, 23 de abril de 2014

¿Quién quiere cogerse a una putita en Lima Perú?



Hola mi nombre es Mario, somos de lima – Perú.

En esta oportunidad, les relatare el exquisito encuentro que tuve con una pareja amiga, en donde el marido, un chico muy agradable, pero también muy cornudo, quería ver como otro macho hacía disfrutar a su mujer delante de él.

Bueno a estos amigos, los conocimos por otro amigo en común, luego de intercambiar correos y de algunas conversaciones por msn, decidimos conocernos. Llegó el día tan ansiado en que nuestros tiempos se juntaran y quedamos en que ellos me visitarían.

Llegaron puntuales a la cita, al recibirlos, pude ver lo guapa y exuberante de esa mujer, sus piernotas y caderotas; y, un culo tan rico que hizo que se me parara la verga de inmediato.

Empezamos a tomar algo, relajados para romper un poco el hielo, una buena conversación hizo que la química empiece a fluir entre los 3. Una pareja muy agradable, buenos amigos.

No podía dejar de ver esas caderas y esas piernotas, ya quería comérmela enterita, sabía que el cornudo de su marido también lo estaba deseando tanto o más que nosotros.

El cornudo se fue al baño y fue en ese momento que aproveché y me acerqué a ella… ya quería que fuera mi perra, así que me acerque, conversamos más cerca y luego de unos minutos empezamos a besarnos, mis manos recorrían su cuello, sus senos e iban bajando hasta ponerlas encima de sus piernotas.

El cornudo salió del baño, nosotros empezábamos a calentarnos, así que luego de charlar un rato más, les dije para ir a la habitación. Fuimos sin perder el tiempo.

Ya adentro, empezamos de nuevo con los besos, delante del cornudo, mis manos recorrían ese cuerpazo, la manoseaba como quería, era mi perra y lo iba a aprovechar bien.

Empezamos a desvestirnos, me encanto el color de su piel, su suavidad y sus labios que tan rico besaban, labios que también quería sentir en mi verga, así que luego de un manoseo total, empezó a mamármela… sentía su lengua, sus labios húmedos y su boquita recorriendo toda mi verga… hizo que se me ponga más dura, que rico la chupaba, hasta ahora lo recuerdo.

El cornudo nos dejó a solas un rato, luego de sentir su boca que recibía la entrada y salida de mi verga, me puse el condón y nos echamos, yo encima de ella, desnudos, con ganas de tirar rico, mi verga rozaba su coñito que ya estaba mojado, no me costó mucho penetrarla, la perra se abrió de piernas solita, se la empecé a meter primero suave, luego mas fuerte, mis manos recorrían sus piernas y mis labios su boca.

El cornudo entro a la habitación, y creo que le encanto lo que estaba viendo, su mujer, ahora era mi mujer, mi perra, mi esclava sexual.

Le levanté las piernas y las puse sobre mis hombros, descubrí que esa pose le encantaba a mi perra, ya en ese momento, estábamos totalmente entregados, lo podía sentir… sentía como ella movía sus caderas hacia mí, sentía como su vagina se contraía tratando de aprisionar mi verga y que no se salga.

El cornudo solo miraba y se masturbaba, mientras nosotros disfrutábamos como dos buenos amantes.

Quise darle un regalito al cornudo, así que me eché sobre la cama, y le dije a mi perra que me cabalgue, le di mi teléfono al cornudo para que grabe como mi verga entraba y salía del coño de su mujer.

Fue una de las cabalgadas más ricas que me han dado, no solo porque ella movía el culo muy rico, sino porque sentía lo caliente que estaba su vagina por dentro, con mis manos le abría el culo, para que el cornudo pudiera grabar mucho mejor, estuvimos un buen rato así. El cornudo gemía de placer al ver como otro hombre poseía a su mujer. O mejor dicho como su mujer poseía a otro hombre, porque la que se movía era ella.

Luego la volví a echar y empezamos de nuevo a tirar, la perra siempre con las piernas en mis hombros.

Le gustó tanto que la hice venir, inundando toda la cama con sus jugos, nunca había visto y sentido tal corrida. Yo seguía dándole duro. Pero era hora de apreciar tan bellas caderas y tremendo culo, así que la puse en 4 y me la empecé a tirar así, la agarraba de las caderotas y la jalaba hacia mí con tanta fuerza que hasta mis huevos me dolían de tanto golpear contra su cuerpo.

El cornudo miraba, gemía de placer, observada como su mujer gemía con otro hombre, gemía al ver como su mujer movía el culo a mí.

Luego de un buen rato de darle así, ya no podía aguantar más, me saque el condón y le eche mi leche por todo su culazo, pero me saco tanta leche, que hasta llego a su cabello… ufff!!!
Luego, el cornudo empezó a cogerse a su mujer, estoy seguro que sintió como estaba abierta, y empapada por dentro y por fuera.

Luego nos cambiamos, y charlamos un rato más, que experiencia más morbosa habíamos tenido los 3. Seguimos siendo buenos amigos y él, muy cornudo.

Si quieren cogerse a su mujer, comenten, dejando su correo para que el cornudo se ponga en contacto con ustedes.

domingo, 20 de abril de 2014

Pareja de Lima Perú busca... (2)

Hola amigos, mi amigo cornudo sigue buscando incrementar sus cuernos. La semana pasada se volvieron a follar a su esposa en la sala de su casa, él está muy feliz, ella también por supuesto, pero quieren más...
Recuerden que ella tiene 30 y él 33 y están casados hace 5 años...

Si quieren ver la presentación, lean Pareja de Lima Perú busca...
 
Ella chupándosela a un negro que conocieron en una fiesta cuckold

Ella chupándosela a un amigo...

Ella en un hotel para intercambio de parejas pero ella está con un amigo y otra pareja (en la cama), el cornudo solo miró, tomó fotos y se pajeó de lo lindo...

Ella y un amigo disfrutando de una buena follada... el cornudo disfruta mirando y pajeándose

viernes, 28 de marzo de 2014

De cómo cornearon a mi amigo peruano: Historia contada por el corneador



Llegué a la casa de mis amigos, el esposo me recibió, me hizo pasar a la sala, y apenas nos sentamos, apareció su esposa, como siempre muy rica y sexy en unos jeans apretados que hacían resaltar su deliciosa figura de buenas piernas, un culo espectacular y su piel blanca, una belleza.

 Nos sentamos a conversar y tomarnos unas cervecitas que había llevado, y así, algunas latas más adelante, en plena conversación, salió el tema que había estado conversando de forma muy caliente con su esposo vía facebook, ella dijo: "así es mi esposo", a lo que yo le dije que no me gustaba que le diga esposo, me gusta que lo llames de la otra manera. Ella enseguida entendió y dijo: "Ok, entonces le diré cornudo, así es mi cornudo”. Dicho esto sentí una excitación inmediatarecorrermi cuerpo mientras el esposo solo atinaba a sonreír.

Después de un rato nos fuimos para su habitación, entro ella, enseguida yo y detrás mío entro el cornudo, usualmente no entra, tal parecía que esta vez iba observar de principio a fin como me comía a su mujercita.

Enseguida me desnudé, para seguidamente posicionarme junto a la esposa, la cual se había sacado ya sus jeans, ahora se podía ver mejor esas piernotas que tiene, y empecé a acariciar su blanca piel, me faltaba manos para acariciarla, esas pantorrillas, esos muslos poderosos, ese culazo, que echada boca abajo se ve más imponente, de caderas riquísimas, fue así que de acariciar ese culo, comencé a pasar mis manos por esa cinturita, y esa espalda, para volver a llegar a esa bunda, como diría los brasileros, mis manos como por arte de magia o hechizo, siempre volvían a ese culo. Después empecé a hacer el mismo recorrido con mi boca, besando y saboreando su piel, era rico sentir sus piernotas y culo bajo mis labios, mientras el esposo a un lado en una silla ya empezaba a agarrarse la verga, yo seguía disfrutando del cuerpo de su esposa.

Le pedí que se volteara, después de haberle sacado su brasiere, así podía comerme esas ricas tetas, sin dejar de recorrer su cuerpo con mis labios y lengua, fue así que empecé a bajar por su abdomen, baje por sus piernas evitando a propósito pasar por su cuevita, para volver a subir por sus piernas, devorándomelas pero esta vez si pensaba visitar esa dulce cueva, así que metí mis brazos por debajo de su muslos quedando servida esa rica frutita que me ofrecía sus dos piernas separadas. Comencé a jugar con la puntita de mi lengua, por los bordes de sus piernas, para así poco a poco ir acercándome a sus labios, sobándolos con la punta de la lengua, del clítoris hacia abajo por el labio izquierdo y de abajo hacia el clítoris por el lado derecho ahora, sentía que sus piernas se abrían naturalmente y su pelvis empezaba un meneo apenas visible, a la vez que su cuevita se empezaba a inundar de sus mieles, pero ahora ya le daba besos a ese clítoris y lo chupaba, alternando el jugueteo de mi lengua, como si fuera un vibrador, lo más rápido posible, pues ´podía sentir que la esposa de mi cornudo amigo empezaba a excitarse, a tal punto que sus manos empezaron a acariciar mi cabeza, yo seguía vibrando mi lengua y besando y chupando ese clítoris hasta que ella no resistió mas y con sus dos manos agarro mi cabeza y empezó a refregar mi cara contra su vagina a la vez que movía esa caderas acompasadamente, ella me estaba cachando mi cara, una delicia.

Después de ese primer orgasmo logrado con mi lengua y labios, se volteo y me pidió que me ponga detrás de ella, así lo hice, estaba sonadísima, mi verga dura entro muy fácilmente, ya que yo también estaba mu húmedo, estuvimos un breve rato así, hasta que se volteo, echándose boca arriba, momento en que su cornudo esposo, se acerco para que le chupen la verga, situación que aproveche para meterle mi verga a la vez que abría sus piernas, una visión excitante, verla chupando la verga de su cornudo mientras ella recibía la mía con las piernas abiertas sujetada de los tobillos.

 Después de un rato se puso en posición de perrita, en cuatro, y quedo la visón de ese culazo blanco, más espectacular que nunca, y empezamos a tirar bien rico, agarrándome de esas caderas, apretando esas nalgas, dándole de nalgadas, acariciando su espalda, manoseando esos muslos hasta volver a cogerme de esas nalgas y caderas, así estuvimos un buen rato, hasta que empezamos a excitarnos, hacia un esfuerzo por no correrme antes que ella, pues la visión y sentir ese tremendo culo era para venirse ya, pero logre aguantarme hasta que ella empezó a aferrase a las sabanas haciendo puño y arrugándolas, a la vez que empezaba a gemir, y decirme que no pare, que siga así, mas fuerte, dándole tan duro que sus nalgas bamboleaban al ritmo de mis embestidas, mientras el cornudo de su esposo, sin decir nada para no desconcentrarla a su esposa solo atinaba a pajearse, mientras seguía dándole rico a ese culazo, momento en que le pregunte a la esposa si creía que su esposo estaba disfrutando como me la estaba cachando? ella dijo que si!!! El cornudo lo está disfrutando mucho!!!!!. Dicho seguimos un poco mas hasta que ella me dijo que me venga en su culo, que su cornudo iba a limpiar mi semen, dicho esto no aguante más y empecé a masturbarme y a dejar mi semen en ese bello culo, dándole golpes con mi verga, como para sacudir por completo el semen que emanaba.

Terminado de venirme en el culo de la esposa, le dije al esposo: "cornudo ven y limpia esto, comete mi semen", dicho esto el esposo se abalanzó y empezó a pasar su lengua por todo el culazo de su esposa, absorbiendo cada gota de semen, hasta dejarlo limpio. De allí la esposa se fue a ducharse, momento que el cornudo aprovecho para decirme que lo había disfrutado mucho y que mi leche era bien agradable, solo sonreí y le dije que esa leche era especial para ti, mi cornudo amigo.

jueves, 13 de marzo de 2014

Video de Pareja de Lima Perú que está a la búsqueda

Hola amigos lectores, aquí les comparto un video enviado por mi amigo peruano que busca más corneadores dispuestos a hacer crecer sus cuernotes.

El video fue tomado con el teléfono de su esposa mientras disfrutaba de buen sexo con un amigo de ella en algún hotel de Lima... 

Ese día, al llegar a casa la esposa llegó sin calzón, se lo dejó de recuerdo a su amigo, y le dió a probar su conchita con sabor a condón... para luego darle de regalo este video que grabó con mucho amor para él por ser tan buen esposo cornudo.

Disfrútenlo:

video

domingo, 9 de marzo de 2014

Pareja de Lima Perú busca...

Hola amigos, aquí les presento a una pareja de esposos, amigos míos.

Ella de 30 y él de 33 están casados hace 5 años y no tienen hijos. Son una pareja muy unida y libre al mismo tiempo que respeta su libertad mental y sexual.

Ellos iniciaron su vida liberal como swingers hace 4 años. Ambos lo conversaron y compartieron sus fantasias, felizmente eran muy comunes, asi que luego dar los primeros pasos fue mucho mas sencillo... hicieron intercambios y tríos con chicos pero al final lo que más les ha agradado es hacer tríos y gang bang con chicos solos.

Para él es un placer muy intenso, ver a su mujer disfrutar con otra persona. Siempre les dice a los chicos que conocen que mientras más disfrute ella, más disfruto él. Es un voyeur que le gusta ver los previos, la seducción a su esposa, la comunicación y el sexo entre ellos antes durante y después. 

Él dice que siempre siente un poco de celos, de todas maneras se sienten sensaciones y emociones algo raras al entregar a su mujer a otro hombre, pero en su caso transforma esos celos o sentimientos encontrados en un placer muy intenso.

Les gusta mucho la discresión pues mantienen este estilo de vida en secreto para familia y amigos pero están buscando nuevas experiencias... pero siempre con protección, la salud está ante todo.

Su experiencia es grande, ella ya ha estado con 2 chicos al mismo tiempo, ha salido sola con amigos a un hotel e incluso ha llamado a su cornudo para que escuche cómo la hacen gemir. Pero la vez que recuerdan que ha disfrutado más fue la vez que estuvo con un moreno super aventajado, fue muy intenso, ver el contraste de piel y el tamaño de polla que tenía este amigo.

han realizado casi todas sus fantasías pero quisieran hacer unas nuevas como expereimentar algo de dominación por parte de ella hacia el cornudo en el momento de que ella esté con otra persona.

No les gusta complicarse con nadie. Los limites siempre los pondrá ella, si ella se siente cómoda siempre se deja hacer algo más, depende de la química, la situación y el momento, sino, miren estas fotos de ella con varios corneadores: