sábado, 21 de marzo de 2015

jueves, 12 de marzo de 2015

Video: Fiesta cuckold

Un rico video de una fiesta cuckold, varias parejas cornudos con varios corneadores, los cornudos miran, totalmente vestidos, cómo se cojen a sus esposas, es lo máximo!



screw my wife please 50

viernes, 29 de agosto de 2014

Video: Esposa cogiendo mientras habla con el esposo

Este es un video que me ha encantado. Me fascina la situación de la esposa con un corneador mientras habla con el cornudo por teléfono.

Es una situación que incluso puede disfrazar la complicidad de los esposos para que el corneador no se entere que el cornudo sabe lo que está pasando...


miércoles, 23 de abril de 2014

¿Quién quiere cogerse a una putita en Lima Perú?



Hola mi nombre es Mario, somos de lima – Perú.

En esta oportunidad, les relatare el exquisito encuentro que tuve con una pareja amiga, en donde el marido, un chico muy agradable, pero también muy cornudo, quería ver como otro macho hacía disfrutar a su mujer delante de él.

Bueno a estos amigos, los conocimos por otro amigo en común, luego de intercambiar correos y de algunas conversaciones por msn, decidimos conocernos. Llegó el día tan ansiado en que nuestros tiempos se juntaran y quedamos en que ellos me visitarían.

Llegaron puntuales a la cita, al recibirlos, pude ver lo guapa y exuberante de esa mujer, sus piernotas y caderotas; y, un culo tan rico que hizo que se me parara la verga de inmediato.

Empezamos a tomar algo, relajados para romper un poco el hielo, una buena conversación hizo que la química empiece a fluir entre los 3. Una pareja muy agradable, buenos amigos.

No podía dejar de ver esas caderas y esas piernotas, ya quería comérmela enterita, sabía que el cornudo de su marido también lo estaba deseando tanto o más que nosotros.

El cornudo se fue al baño y fue en ese momento que aproveché y me acerqué a ella… ya quería que fuera mi perra, así que me acerque, conversamos más cerca y luego de unos minutos empezamos a besarnos, mis manos recorrían su cuello, sus senos e iban bajando hasta ponerlas encima de sus piernotas.

El cornudo salió del baño, nosotros empezábamos a calentarnos, así que luego de charlar un rato más, les dije para ir a la habitación. Fuimos sin perder el tiempo.

Ya adentro, empezamos de nuevo con los besos, delante del cornudo, mis manos recorrían ese cuerpazo, la manoseaba como quería, era mi perra y lo iba a aprovechar bien.

Empezamos a desvestirnos, me encanto el color de su piel, su suavidad y sus labios que tan rico besaban, labios que también quería sentir en mi verga, así que luego de un manoseo total, empezó a mamármela… sentía su lengua, sus labios húmedos y su boquita recorriendo toda mi verga… hizo que se me ponga más dura, que rico la chupaba, hasta ahora lo recuerdo.

El cornudo nos dejó a solas un rato, luego de sentir su boca que recibía la entrada y salida de mi verga, me puse el condón y nos echamos, yo encima de ella, desnudos, con ganas de tirar rico, mi verga rozaba su coñito que ya estaba mojado, no me costó mucho penetrarla, la perra se abrió de piernas solita, se la empecé a meter primero suave, luego mas fuerte, mis manos recorrían sus piernas y mis labios su boca.

El cornudo entro a la habitación, y creo que le encanto lo que estaba viendo, su mujer, ahora era mi mujer, mi perra, mi esclava sexual.

Le levanté las piernas y las puse sobre mis hombros, descubrí que esa pose le encantaba a mi perra, ya en ese momento, estábamos totalmente entregados, lo podía sentir… sentía como ella movía sus caderas hacia mí, sentía como su vagina se contraía tratando de aprisionar mi verga y que no se salga.

El cornudo solo miraba y se masturbaba, mientras nosotros disfrutábamos como dos buenos amantes.

Quise darle un regalito al cornudo, así que me eché sobre la cama, y le dije a mi perra que me cabalgue, le di mi teléfono al cornudo para que grabe como mi verga entraba y salía del coño de su mujer.

Fue una de las cabalgadas más ricas que me han dado, no solo porque ella movía el culo muy rico, sino porque sentía lo caliente que estaba su vagina por dentro, con mis manos le abría el culo, para que el cornudo pudiera grabar mucho mejor, estuvimos un buen rato así. El cornudo gemía de placer al ver como otro hombre poseía a su mujer. O mejor dicho como su mujer poseía a otro hombre, porque la que se movía era ella.

Luego la volví a echar y empezamos de nuevo a tirar, la perra siempre con las piernas en mis hombros.

Le gustó tanto que la hice venir, inundando toda la cama con sus jugos, nunca había visto y sentido tal corrida. Yo seguía dándole duro. Pero era hora de apreciar tan bellas caderas y tremendo culo, así que la puse en 4 y me la empecé a tirar así, la agarraba de las caderotas y la jalaba hacia mí con tanta fuerza que hasta mis huevos me dolían de tanto golpear contra su cuerpo.

El cornudo miraba, gemía de placer, observada como su mujer gemía con otro hombre, gemía al ver como su mujer movía el culo a mí.

Luego de un buen rato de darle así, ya no podía aguantar más, me saque el condón y le eche mi leche por todo su culazo, pero me saco tanta leche, que hasta llego a su cabello… ufff!!!
Luego, el cornudo empezó a cogerse a su mujer, estoy seguro que sintió como estaba abierta, y empapada por dentro y por fuera.

Luego nos cambiamos, y charlamos un rato más, que experiencia más morbosa habíamos tenido los 3. Seguimos siendo buenos amigos y él, muy cornudo.

Si quieren cogerse a su mujer, comenten, dejando su correo para que el cornudo se ponga en contacto con ustedes.